Las Expectativas y la ÚNICA GESTIÓN

Dios esta refinando nuestras expectativas. Muchas veces nuestra esperanza esta errada, y otras veces distorsionada. Necesitamos ver que la esperanza que Dios nos ha dado, no esté siendo abordada por nuestra esperanza. Todo lo que nace de nosotros es altamente corrosivo para el desarrollo de la función que Dios nos asignó en la tierra. Mientras nos mantengamos en una constante perdida del “yo”, la gestión divina, será desarrollada con una precisión creciente. La exactitud aumenta en la medida que nosotros —y todo lo que nace y pertenece a nosotros— desaparece.

Reino & Adoración (parte 2)

Reino & Adoración II: “Bautizados en Un Cuerpo“. En esta segunda parte, quisiera dedicar el tiempo para poder describir algunos asuntos de la vida corporativa. La adoración en espíritu y en verdad, fluye desde una vida saturada de gracia y verdad. Esta gracia y verdad, es la misma vida, sustancia  y realidad de Dios en […]

ORDEN, La Expresión De Su Reino II

Vivimos una temporada en donde hay un fuerte énfasis en aquello que no solo sabemos lo que somos, sino en aquello que mostramos y manifestamos.

Nunca dejaremos de proclamar la victoria eterna de la cruz, pero tampoco dejaremos de manifestarla.

ORDEN, La Expresión De Su Reino I

Hablar del orden, no es hablar de otro asunto que no sea de la misma vida de Dios manifestada en aquellos que no sacan su mirada del Señor Jesucristo. El orden es una cuestión de naturaleza, pero que vamos descubriendo por imitación.

Lo bajo, Lo Alto Y La Locura.

Sin dudas los pensamientos de Dios son mas altos que los nuestros, y al decir esto, muchas veces caemos en un tipo de conclusión “gloriosa”, creyendo que ese “pensamiento mas alto” tiene que ver con un tipo de pensamientos mucho mejor que el nuestro, desde la perspectiva humana, terrenal y animal. Pero no. Los pensamientos altos, son transversales a los pensamientos bajos. Un pensamiento alto brota de una visión celestial. Es la visión celestial la que da a luz los pensamientos altos y esos pensamientos, cortan y frustran nuestros pensamientos bajos y terrenales. Podemos decir que la frustración, es una de las primeras evidencias que dan la bienvenida al rompimiento de nuestros pensamientos terrenales.